Es una de esas actrices que pueden mostrar la mayor apatía del mundo o un talento inconmensurable en la gran pantalla. Tan extraña y seductora como su protagonista