Cuando eres uno de los directores más importantes de las últimas décadas, lo normal es que tus palabras siempre gocen de un especial interés. Este es el caso