El desprecio sistemático de las televisiones españolas a los espectadores de sus series afronta hoy un nuevo episodio. Pese a que llevamos tiempo acostumbrados al maltrato en cuento