La comedia española está que lo tira. En los últimos años, el público nacional ha demostrado que se muere de ganas de reírse, apostando por propuestas de comedia