Han pasado ya 14 años, pero para lo único que ha servido el transcurso del tiempo es para que los millones de enamorados de Love Actually se multipliquen.