Todavía recordamos aquel 2004 en el que un desconocido James Wan se sacaba de la manga una de las cintas de terror más brillantes del nuevo milenio. El director destapaba