Es un auténtico maestro de la ciencia-ficción. Desde que Alex Garland nos presentase esa maravilla titulada Ex-Machina, el nombre del director no ha hecho más que revalorizarse. No es de extrañar