Uno de los momentos más trágicos y oscuros de la historia de Hollywood se vivió en el set de El Cuervo allá por 1993. Aquel día, Brandon Lee