El destino tiene sus caprichos. Si no, que se lo pregunten a todos estos individuos víctimas de la genética. Tras compartir útero durante nueve meses, ahora resulta que