Todavía hay esperanza. Pese a que los primeros datos arrojados por la taquilla de “Warcraft” llamaban al pesimismo absoluto, lo cierto es que un pequeño rayo de luz