El tiempo es una cosa que pasa y que siempre acaba por dar la razón a Paul Verhoeven. El director holandés cuenta en su filmografía auténticas obras maestras