Cierto es que ya se había acercado al mundo de los vampiros con esa extraña maravilla titulada Solo los amantes sobreviven, pero poco podíamos imaginar que ese maestro