Hay ciertas películas que a uno le gustan mucho. Pero mucho, mucho. Cintas de esas que consiguen hacerte llorar sin que en la pantalla ocurra nada excesivamente trascendental.