Tiene algo que resulta cautivador, pero que no es difícil de identificar. Desde que Damien Chazelle firmase esa joya del cine moderno titulada “Whiplash”, todos comenzábamos un idilio