Ya no saben qué hacer para evitar filtraciones. Los responsables de Juego de Tronos saben que tienen entre manos uno de los fenómenos televisivos más importantes que se