Cuando se mantiene una relación tan profunda con el mundo del cine, no se tarda en llegar a una clara conclusión: La grandeza reside en los lugares menos