Las mejores esencias vienen en tarros pequeños. A las puertas del verano, todos los cinéfilos empezamos a preparar el cuerpo para la llegada de blockbusters cargados de ruido,