Parece mentira que tantísimo talento cayese en el olvido de forma tan increíble. Joe Pesci, uno de los más grandes de las últimas décadas y actor fetiche de