Hay veces que nos cuesta controlar al enorme fan que llevamos dentro. Allá por la década de los 80, Ivan Reitman juntaba a un reparto de excepción para