Es, sin lugar a dudas, uno de los giros más emblemáticos de la historia del cine. Después de arrasar con la primera entrega de Star Wars, George Lucas