El mundo está lleno de desaprensivos. Es la única explicación que se puede encontrar a que una actriz de inmenso talento y belleza sin par como Keira Knightley