Se suele decir que las apariencias engañan, pero no pueden ni imaginarse hasta que punto resulta cierta tal afirmación. Incluso el más normal de nosotros y el más