Los límites del humor son algo difícil de definir. Muchos son los cómicos que se la juegan con bromas políticamente incorrectas o con humor negro de gran calibre.