Si te compras un Mogwai las tres reglas para que todo vaya bien son muy sencillas: No dejes que se mojen, no permitas que reciban una luz intensa