Cuando nuestro queridísimo Robert Downey Jr. se enfundó el traje metálico de Iron Man por vez primera, poco podía imaginar que acababa de firmar el contrato más suculento