Cuando te pasas la vida haciendo entrevistas y tienes a miles de personas escrutando cada palabra y leyendo entre líneas, mantener un secreto a salvo se antoja complicado