Tandy Bowen y Tyrone Johnson eran dos chicos que habían huido de casa. Fueron secuestrados junto con otros jóvenes y usados como conejillos de indias de una potente