Parecen haber parado a tomarse un tiempo, pero nada más lejos de la realidad. Pese a que en Disney han apreciado ciertos síntomas de agotamiento entre los fans