A veces se nos olvida, pero hasta las estrellas más brillantes de Hollywood tienen sus propios ídolos. Efectivamente, eso de estar todos los días rodeadas de fans y