Parece que está costando más de la cuenta. Pese a que el resto del mundo asiste al florecimiento de la edad de oro de las series de televisión,