Ya hemos dicho unas cuantas veces que esto del cine es un trabajo de riesgo. La historia del séptimo arte está plagada de accidentes más o menos graves