Nos hemos llevado una alegría de las buenas. Después de cuatro años sin rastro alguno de Jim Carrey, el actor ha vuelto a escena. Han sido tiempos duros