Allá por 1994, el director Neil Jordan unía en la gran pantalla a dos de las grandes estrellas del momento. Tom Cruise y Brad Pitt protagonizaban una de las películas más emblemáticas