Siempre está bien tener alguien a quien odiar. Al menos eso deben pensar las legiones de fans que, sin tan siquiera haber visto el resultado, deciden masacrar a