Desde que a Marvel le dio por dejarnos secuencias de singular interés al finalizar los títulos de crédito de sus películas, todos vamos al cine con la mosca