No podemos encontrar ningún escritor que, a lo largo de la historia, haya aportado tanto al mundo del cine como Stephen King. De la mente del sensacional novelista