Hay algo dentro de la industria del cine que ha empezado a preocuparnos. Llevamos ya varios años en los que la separación entre taquillazos y películas de calidad