Eso de tener un Oscar en su casa no va a hacer que nada cambie en su vida. Guillermo del Toro siempre ha sido un tipo fiel a