La historia de la televisión está plagada de finales polémicos. Cuando un espectador le dedica tantas horas de su vida a una ficción, no es de extrañar que