Desde que el cine es cine, el género “terror” lleva amasando adeptos de forma constante. Los adictos a la tensión, al horror y a los sobresaltos acuden en