Pretendían impactar… ¡Y vaya si lo consiguieron! Las secuencias que hoy nos ocupan deberían ser emotivas, tristes, sobrecogedoras o sorprendentes, pero lo que realmente causan es cierto estupor