Lo realmente maravilloso de este tipo es la sensación de que se lo pasa tan bien detrás de las cámaras, como nosotros ante la pantalla. Michael Bay es