Hasta ahora, la maravillosa experiencia de sentarse a ver una película sabíamos que era una actividad francamente gratificante en muchos sentidos, pero de lo que no teníamos ni