Ya habíamos vivido el lado malo de las cosas, por lo que Forbes ha decidido dejarnos un agradable sabor de boca al ofrecernos la otra cara de la