Bolsamania

“Species (Especie Mortal)” la gloriosa cinta de ciencia-ficción incomprendida

Cuando una bella hembra resultante del cruce de un ser humano y un alienígena (Natasha Henstridge) se escapa de un laboratorio de observación, el científico Javier Fich (Ben Kingsley) envía en su búsqueda a un asesino profesional (Michael Madsen), a un psiquiatra, a una bióloga y a un antropólogo. Mientras siguen su pista por Los Ángeles, el equipo descubre cuál es su plan; aparearse con hombres para producir crías que puedan destruir a la raza humana. Mientras su mortal reloj biológico avanza con rapidez, Fitch y su equipo se lanzan a una inquietante persecución de la que depende el destino de la humanidad. 

No entró bien la cosa. Roger Donaldson veía como su ambiciosa película se llevaba, de forma injusta, palos por doquier. Y es que, en unos tiempos en los que la dignidad absoluta se había adueñado de la ciencia-ficción, lo aires gamberros con los que se impregnaban muchos de los pasajes de Species (Especie Mortal) no eran bien encajados entre crítica y público.

Cuidado, porque Species (Especie Mortal) es mucho más de lo que parece. Seguramente, lo más adecuado es ver la película como un producto desenfadado y con serias intenciones de romper muchas de las convenciones del género, retorciéndolas hasta el extremo. Si a ello le añadimos el buen hacer de la olvidada Natasha Henstridge y de un repartazo comandado por Ben Kingsley, Michael Madsen, Forrest Whitaker o Alfred Molina, no podemos hacer otra cosa que mostrar nuestro respeto eterno a una película incomprendida en su día.

5 comentarios