Bolsamania

¿Sigue funcionando “Vikingos” en ausencia de Ragnar?

Todos estábamos de lo más preocupados. Pese a que llevábamos años enganchados a Vikingos, esta quinta temporada se presentaba de forma distinta a las anteriores. Desde el primer capítulo de la serie, todo había girado alrededor de la figura de Ragnar Lothbrok y sus planes. De hecho, gran parte del éxito de la serie se debía a las impresionantes dosis de carisma de un Travis Fimmel que, con su personaje, inundaba la pantalla.

Ahora, después de su muerte en la cuarta temporada, los temores de millones de seguidores se disparaban. Sin Ragnar ya nada podía molar tanto. Cierto es que Lagertha o Floki siguen siendo elementos de interés, pero la criba de héroes y villanos había sido demasiado intensa en la anterior tanda de episodios.

Así las cosas, lo que nos hemos encontrado en los nuevos capítulos no podría resultar más satisfactorio. Cierto es que la ausencia de Ragnar se acusa, pero afortunadamente no es el insulso Björn. El oscilante Ivar el Deshuesado asume el peso de la trama, ofreciendo un perfil bien distinto al de su padre en la ficción. Cierto es que no se trata del tipo más simpático que uno pueda echarse a la cara, pero carisma no le falta. Y es que Vikingos se lo ha montado muy bien de cara a la sucesión de Ragnar. Si a eso le añadimos el antagonismo de Jonathan Rhys-Meyers, ya podemos decir que la serie se aproxima a una nueva edad de oro.

Un comentario