Bolsamania

“Señales” es una maravilla infravalorada de la ciencia-ficción

Ahora todos vuelven a subirse al carro de M. Night Shyamalan, pero nosotros siempre estuvimos con él. Desde que firmase El sexto sentido allá por 1999, el público la ha tomado con un director atrevido y honesto. Shyamalan construía en El protegido el nacimiento de un superhéroe con la oscuridad que le caracteriza. Sin que nos demos cuenta, Shyamalan nos cuenta una auténtica historia de cómic en la que probablemente sea la mejor cinta de superhéroes de la historia (lo siento, Christopher Nolan).

Apenas dos años después, con Señales llegaba una cinta de ciencia ficción en la que Mel Gibson se enfrentaba a unos hostiles extraterrestres. En un ejercicio de intriga inolvidable, Shyamalan firmaba otra película con un final tan sorprendente como arriesgado. Maestro del cine fantástico, el director se enfrenta en cada una de sus nuevas cintas a la ira de la crítica que, por alguna razón desconocida ha acabado por convencer al público. Creativos de sello propio y estilo tan personal merecen mayor respeto, sobre todo si firman cintas de tal potencia. Pero lo curioso es que esta fue la obra que empezó a causar controversias.

Han pasado más de 15 años desde el estreno de Señales, la tercera película del director y un filme extremadamente infravalorado. Extraño, sobre todo teniendo en cuenta la potencia argumental y la turbadora e inquietante puesta en escena que volvía a marcarse el director. Además, el tándem formado por Mel Gibson y Joaquin Phoenix es de esos que se recuerdan. Una maravilla a la que todavía muchos le niegan su condición.

¿Qué nos contaba Señales? Graham Hess (Mel Gibson) es un pastor protestante que vive con sus dos hijos (Rory Culkin y Abigail Breslin) y con su hermano Merrill (Joaquin Phoenix), una antigua estrella del béisbol que trabaja en una gasolinera. Tras la muerte de su esposa en un accidente de tráfico, Graham pierde la fe y, en consecuencia, abandona a sus feligreses. Una mañana, al despertarse, se encuentra con que sus hijos han hecho un descubrimiento escalofriante en los campos de maíz que rodean su granja. 

2 comentarios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.