Bolsamania

Selección Alucine: John Huston (II)

Huston, Miller y Gable en el rodaje de Vidas Rebeldes
Huston, Miller y Gable en el rodaje de Vidas Rebeldes

John Huston I

Vidas rebeldes (1961). El inicio de los años 60 marca un cambio de rumbo en todo el cine de Hollywood en el que colaborará  John Huston. Una de las características del director de Missouri fue su estoicismo. Es muy probable que no disfrutase con algunas de las fórmulas típicas del cine clásico de Hollywood, pero las aceptó como una forma de poder progresar en el séptimo arte y, por supuesto, ganar dinero. Pero con el derrumbe del sistema tradicional de estudios, Huston pareció liberarse y viró la atmósfera y las temáticas de muchas de sus siguientes películas. Mayor decadencia, cinismo, más alcohol… Más Huston.

Vidas rebeldes marca de alguna manera ese giro del director estadounidense. The Misfits estaba basada en un guión de Arthur Miller. Una cinta crepuscular en la que se dieron cita tres estrellas a punto de alcanzar la categoría de supernova: Clark Gable, Marilyn Monroe y Montgomery Clift. Para los dos primeros sería su última película. Al tercero le quedaba ya muy poca cuerda. Vidas rebeldes es la historia de tres outsiders que se encuentran en Nevada para brillar antes de extinguirse… como Norma Desmond en Sunset Boulevard.

Ava Gardner y Richard Burton se divierten en La noche de la iguana, mientras Huston usa un visor
Ava Gardner y Richard Burton se divierten en La noche de la iguana, mientras Huston usa un visor

La noche de la iguana (1964). Huston no se la solía jugar con los guiones. En este caso se basa en un libreto de Tennessee Williams, que el cineasta adapta para la gran pantalla. Y otro reparto estelar liderado por Richard Burton, junto a Ava Gardner, Deborah Kerr y la joven Sue Lyon (Lolita). Tres mujeres para el borrachuzo Burton que disfrutaba de lo lindo ¿fingiendo? estar empapado en licor. Gardner tampoco rechazaba un buen chispazo, así que el rodaje fue bastante relajado….

Burton interpreta a un pastor protestante que mata el tiempo en México como guía turístico al haber sido expulsado de su iglesia. El autobús de su grupo llega a un hotel regentado por Gardner, vieja amiga y compañera de juergas. La noche de la iguana está plagada de diálogos ágiles, ácidos y enjundiosos en un ambiente paradisiaco. Una de las mejores películas de Huston que se hizo famosa, también, por el célebre baño en la playa de Gardner, desnuda, junto a dos locales…

reflejos

Reflejos en un ojo dorado (1967). Cinta adelantada a su época, aborda la latente homosexualidad de un importante cargo del ejército estadounidense que sufre por su contenida pasión por un soldado y por la crueldad voluptuosa de su mujer. Está basada en una exitosa novela de Carson McCullers. Para el papel protagonista optó en primer lugar Montgomery Clift, pero el actor murió antes de iniciarse la pre-producción.  Marlon Brando tomó el testigo como homenaje a su compañero y atraído por la complejidad del personaje, toda una combinación de emociones (deseo, respeto, sufrimiento, angustia, elegancia, desesperación, etc.).

Brando no se encontraba en su mejor momento de popularidad y aspiraba a recuperar prestigio con esta cinta. A su lado, Elisabeth Taylor en uno de esos papeles de seductora que tan bien se le habían dado en toda su carrera. El resultado fue una película notable, con un toque manierista y extraño que, no obstante, fracasó en taquilla.

pudo-reinar

El hombre que pudo reinar (1975). Hacemos un gran salto en el tiempo y nos metemos de  lleno en los años 70. Los tiempos cambian, la técnica cinematográfica también y las estrellas son otras. Lo que no cambia es la afición de Huston por partir de grandes escritores de todos los tiempos para sus proyectos. En este caso Rudyard Kipling. Al cineasta estadounidense le divertía, de vez en cuando, salir de los estudios y viajar. Y si podía ser con cobrando, mejor. En los ratos libres rodaba algunas escenas. Así se gestaron algunas películas como El hombre que pudo reinar, una de las cintas de aventuras más famosas de todos los tiempos.

Sean Connery y Michael Cane son dos inquietos trotamundos que a finales del XIX realizan un largo viaje para hacer fortuna en el fantástico reino de Kafiristán. Diversión, ironía, acción y bastante cachondeo en una de las películas más famosas de Huston. “-¿Sois dioses? –Casi, somos ingleses”.

dublineses
“Adios, papá”

Dublineses (1987). Nuevo salto para acercarnos a la última película de este genial director. No es, ni de lejos, la mejor de Huston, pero ha pasado a la historia como una de sus cintas míticas. Quizás por ser la última o por su condición de testamento cinematográfico. Huston, en silla de ruedas, dirigió esta adaptación de la novela de Joyce. El cineasta de Missouri, mucho más introspectivo que otras ocasiones, crea una historia seca, siniestra y que solo al final explota emocionalmente. Su hija Anjelica Huston es la encargada de protagonizar los últimos fotogramas filmados por este gigante del cine llamado John Huston.