Bolsamania

Secuelas de grandes películas que no sabias ni que existían: “Grease 2”

Corre el año 1961, y han pasado ya dos años desde la historia de amor de Sandy y Danny. Ahora comienza un nuevo curso escolar en el instituto Rydell. Michael Carrington (Maxwell Caulfield), un joven inglés de lo más educado que estudia en un instituto norteamericano, se enamora de la bella Stephanie Zinone (Michelle Pfeiffer), líder del grupo de animadoras, pero ésta sólo se fija en los miembros del club de chicos local, piensa que Michael es demasiado pijo, y ante todo sueña con salir con alguien con moto.

Así, como el que no quiere la cosa, se presentaba ante el mundo Grease 2. Después de una primera entrega que se convertía en una de las cintas más inolvidables de la historia del cine, Paramount Pictures se sacaba de la manga una cinta que rozaba lo infame. Afortunadamente, el desastre pasó lo suficientemente desapercibido como para que la mayoría de cinéfilos pensásemos que la historia había terminado con Sandy y Danny en pleno vuelo.

Desgraciadamente si, amigos. La mítica Grease tuvo su secuela. Ni más ni menos que Michelle Pfeiffer sería la encargada de tomar el testigo de Olivia Newton. Maxwell Caulfield haría lo propio con John Travolta, pero la cosa no cuajo. De hecho es un auténtico horror. Todavía nos sigue sorprendiendo que la carrera de Michelle Pfeiffer sobreviviese a tal experimento.

Un comentario