Bolsamania

Se confirma el desastre absoluto de “Ghost in the Shell”

No ha habido milagro. Pese a que todos esperaban que Ghost in the Shell terminase por amortiguar su golpe en la taquilla con la complicidad del mercado asiático, finalmente una de las producciones más esperadas del año ha confirmado su absoluto desastre económico. Con un coste de 110 millones en producción y otros tantos en distribución y publicidad, la cinta de Rupert Sanders tenía todo para arrasar en los cines. Scarlett Johansson como protagonista y un manga emblemático como base hacían el resto, pero nadie podía imaginar que la vida comercial de la película terminase esta misma semana y con un total de 167 millones recaudados alrededor de todo el planeta.

Al igual que ocurriese en su día con Tomorrowland, lo cierto es que la película no está nada mal. Sin embargo, eso no ha sido suficiente para salvarla de la quema. El público se ha vuelto más exigente después de un 2016 horroroso y no acepta más que apuestas de gran nivel. Toda una pena para Ghost in the Shell.

¿Qué cuenta Ghost in the Shell?

En un japón futurista la joven Motoko Kusanagi (Scarlett Johansson), también conocida como ‘the Major’ Mira Killian, es la líder de grupo operativo de élite, Sección 9, cuyo objetivo es luchar contra el ciberterrorismo y los crímenes tecnológicos. Al mando de esta unidad de operaciones encubiertas está Aramaki (Takeshi Kitano), y destaca Batou (Pilou Asbæk), un exmilitar considerado como uno de los agentes más salvajes del grupo. Pero, después de un peligrosa misión, el cuerpo de Kusanagi queda dañado, siendo sometida a una operación quirúrgica para trasplantar su cerebro en un cuerpo robótico. Este nuevo cuerpo artificial le permitirá ser capaz de realizar hazañas sobrehumanas especialmente requeridas para su trabajo… 

10 comentarios